Más de 100 mil personas han visitado a Boho durante su primer año. Su proyección es abrir este modelo de negocios en Medellín y Cartagena. Hoy Boho cuenta con 21 módulos de gastronomía

Un año no es solamente el paso de días, semanas y meses, el lento discurrir de un tiempo en las páginas de un almanaque. Un año es un cúmulo de vivencias diarias que se impregnan de emociones y sensaciones, de experiencias y novedades. Y justamente eso es lo que el primer aniversario de Boho Food Market significa: 365 días de sabores y colores, 365 oportunidades para enamorarse del diseño y de la cocina de distintos rincones del mundo, 365 amaneceres de productores colombianos reunidos en un mismo sitio y ofreciendo lo mejor del talento nacional. Eso es Boho Food Market: una excusa diaria para enamorarse de la comida, la bebida y el diseño.

Lo que nació en 2018 como un emprendimiento inspirado en las tradicionales plazas de mercado y en los vanguardistas mercados europeos, es hoy, un año después, un concepto que más de cien mil visitantes han disfrutado. La clave de este éxito puede encontrarse en la naturalidad con la que Boho Food Market amalgama diversos conceptos para potenciarlos y complementarlos entre sí.

Así, por ejemplo, el primer nivel de Boho es un mercado en el cual se pueden encontrar siempre ingredientes frescos, naturales y nutritivos. Frutas jugosas, carnes exquisitas, aceites saludables, verduras variadas, granos esenciales para cualquier dieta y un sinfín de productos comestibles que se exhiben en los estantes con la pulcra belleza de cualquier galería de arte (la simetría de la disposición, el encadenamiento de los colores según su gama cromática, la limpieza y el mimo de la iluminación). Además, para asegurar la calidad se hace un riguroso proceso de curaduría donde se analizan factores como el sabor, la textura, la manera en la que se complementa con los demás productos, la rentabilidad y la acogida por parte del público.

Sin embargo, el mercado no solamente empieza y termina en sí mismo. Al igual que provee de productos de primerísima calidad a los visitantes, también abastece a los restaurantes que hacen presencia en Boho Food Market. En total son 21 módulos gastronómicos los que se pueden encontrar en Boho. Un caleidoscopio de sabores conformado por restaurantes de comida asiática, mexicana, italiana, peruana y, como no, colombiana. También hay opciones veganas y otros espacios para vinos, cervezas artesanales, charcutería, gelatería, panadería y bizcochería. Delicias para disfrutar y compartir y que se realizan con los mismos ingredientes que cualquiera puede comprar en el mercado.

Esta apuesta gastronómica en la que la comida no solo se cocina, sino que también se diseña, se completa con el espacio dedicado al diseño y la creatividad: Boho Expo. Y es que, si la culinaria es una forma de diseñar, diseñar es una forma de cocinar: necesita de mimo, de los ingredientes necesarios, de una mano experta y de las herramientas necesarias para crear obras únicas. Boho Expo es un espacio que se abrió con el fin de exhibir, apoyar y potenciar el diseño nacional. De este modo, y cruzando la plazoleta de Boho, se llega a este lugar en el que hay alrededor de 130 diseñadores 100% colombianos.

Desde prendas de vestir hasta bisutería y joyas, desde muebles hasta decoraciones para el hogar, desde curiosidades hasta marroquinería, en Boho Expo hay siempre un antojo distinto, una textura nueva, una técnica artesanal sorprendente y un diseño hecho a la medida de cada quien. Entre los 130 diseñadores, hay nombres de marcas como Hernán Zajar, Paola Turbay, Ochocinco, Pepita Mendieta, Allure, Bissoni, Deusk, Fernanda Arias, Liliam Medina, Mohan, Tucurinca, Zut, etc. Un conjunto de apuestas entre los que hay nombres establecidos y otros emergentes, uniéndose así diferentes generaciones de diseño en un mismo lugar.

Planes de expansión

Tras un año de éxitos y apuestas, tras 365 días de aprendizajes y trabajo, Boho Food Market está en busca de nuevos horizontes y latitudes. Local, nacional e internacionalmente el negocio desea ampliar su presencia, pero manteniendo su esencia en la que tradición y vanguardia se entremezclan en un concepto único. Sobre esto, Camilo Ayerbe, director de Boho, afirma que “la acogida que ha tenido este modelo de negocio en Bogotá abre nuevos espacios para expandirse a nivel nacional e internacional a ciudades como Medellín y Cartagena, y fuera del país, como por ejemplo a Panamá. Adicional, en noviembre de 2018 se lanzó el e-commerce, una plataforma de comercio transversal que permite comprar productos entre los Boho de distintos lugares, lo cual promueve los talentos de diseñadores de los países y ciudades mencionados”.

A nivel local, Boho abrirá en la carrera 4 con calle 17, en pleno corazón capitalino, un lugar dedicado exclusivamente a la gastronomía; por su cercanía a universidades y al epicentro turístico de la ciudad, se espera atraer a unos 1.500 comensales diarios. También se abrirá un Boho Food Market en el sector la Macarena, al lado del Museo Nacional, y que replicará el concepto del original. Finalmente, se proyecta un tercer Boho en Chapinero, en la calle 65 con carrera 7, y cuyo principal atractivo radica en el hecho de que estará en una estructura histórica, conservando la construcción mediante un proceso de remodelación, y donde habrá restaurante, mercado y expo. Estos nuevos puntos se abrirían en el transcurso del tiempo hasta el 2021.

En cuanto al resto del país, Medellín y Cartagena serían las siguientes ciudades en disfrutar del concepto Boho. La idea es llevar a estos territorios lo mejor de los sabores nacionales e internacionales, respetando las idiosincrasias locales y ayudando a potenciar el atractivo turístico de la ‘Ciudad de la eterna primavera’ y de ‘La heroica’.

Finalmente, los planes de expansión de Boho a otros países se comenzarán a materializar en junio de 2020 con la apertura del punto en Panamá. De la mano del grupo inmobiliario Durex Property Group, desarrolladores del Panamá Design Center, Boho estará en los últimos dos pisos del proyecto, incluida la terraza, con una maravillosa vista al mar y un clima incomparable, para innovar con su modelo comercial, priorizando los productos panameños y ofreciendo muestras periódicas de los productos colombianos, en primera instancia, y en la medida que se integren otros países, se podrán comercializar alimentos y artículos de otras latitudes.

Posteriormente, la marca contempla ingresar a Costa Rica y otros países, donde ya se están haciendo estudios de mercado.