Un menú y una experiencia para cada momento del día, desde el desayuno con barra de lácteos con yogurt griego, frutas y semillas, hasta terminar la tarde con un fondue y una botella de vino, son algunas de las nuevas propuestas que Alpina trae a la ciudad.

Las nuevas tendencias en gastronomía llegaron para quedarse: Autoservicio, un ambiente casual, wifi, conexiones eléctricas por todo el local, un menú ligero para disfrutar en cualquier momento del día y todo bajo un concepto sostenible es la nueva apuesta del Alpina Deli en Usaquén.

En un local de 300 mts2 en el costado inferior de la plaza de Usaquén, se encuentra este nuevo espacio, el primero que llega a Bogotá.

“Uno de los objetivos de la compañía siempre ha sido conectar con el consumidor y ahora queremos hacerlo a través de experiencias. Queremos que nuestros clientes encuentren lo mejor de nuestras marcas en preparaciones deliciosas que puedan disfrutar en cualquier momento”, explica Michelle Morales, gestora del proyecto.

En Alpina Deli, que abrirá de domingo a domingo de 7:00 a.m. a 8:00 p.m., la oferta será variada. Durante el desayuno, una barra láctea con yogurt griego y toppings como frutas, cereales y semillas que los clientes podrán armar a su gusto.  Muffins con huevos, bagels con queso crema y salmón, arepitas antioqueñas con quesito,  todo acompañado de un bar de cafés latte con la opción de personalizarlos con 7 variedades distintas de leche Alpina y una bebida de almendras.

Durante el almuerzo se convierte en una barra de mozzarella para armar al gusto bowls, tipo antipasto, con carnes curadas, vegetales y aderezos. También se podrán encontrar gran variedad de pizzas artesanales en donde los protagonistas son los quesos maduros de Alpina. La masa y la salsa pomodoro son hechas en casa. Otra innovación de Alpina Deli es su propuesta de sanduches de queso fundido que combinan por ejemplo, queso Tilsit con tocineta y cebollas caramelizadas o queso gruyere, con jamón de cerdo y mostaza Dijon. En las noches, además, un fondue preparado al instante con una botella de vino.

Además de ser un lugar para ir a comer, otra propuesta innovadora del sitio será el Centro de Experiencias, un  espacio privado y acogedor tipo loft, con cocina abierta, cava de vinos y cava de quesos maduros exclusivos para el Deli y una capacidad adaptable para 12 o 50 personas.  “En lo que resta de este año operará bajo reserva para eventos empresariales. A partir de enero de 2020 estará abierto al público con clases, catas y experiencias con programación durante toda la semana, en el que nuestros visitantes podrán aprender a armar una tabla, a cortar correctamente los quesos y a vivir una experiencia alrededor de la cultura de los quesos, todo bajo la asesoría de nuestros expertos queseros”, explica Morales.

Dentro de los quesos que se podrán encontrar en esta cava se encuentran quesos con períodos de maduración más extensos y quesos exclusivos como el Colonia, el Caciocavallo o el Pasta Suiza, entre otros.

Otro de los aspectos fundamentales del nuevo formato es la sostenibilidad. “Hemos hecho varias renuncias estéticas en pro de la sostenibilidad, que es uno de los pilares de la compañía. En Alpina Deli todo nuestro material de servicio es biodegradable; tenemos bowls y vasos de cartón, mezcladores de madera, cero cucharas de plástico, no hay pitillos. Nuestra reducción en uso de plástico está alrededor del 96%”, comenta Morales.

 “Queremos que este nuevo formato se convierta también en la plataforma de lanzamiento de nuevos productos para Alpina. Por ejemplo, con esta apertura estamos dándole vida al nuevo Bon Yurt Frozen, la misma experiencia del Bon Yurt pero en helado. Adicionalmente, queremos que nos recuerden no solo como un espacio de la marca Alpina sino como un lugar familiar y acogedor para vivir todos los momentos del día, desayunar, trabajar, almorzar y porque no, tener inclusive primera cita”, concluye Michelle Morales.