¿Cuántos platos que se cocinen en una única olla o sartén conoces? Puede que se te ocurran unos pocos, pero en el recetario de SaborUSA (www.saborusa.com) encontrarás sopas, estofados, cazuelas y mucho más.

Comenzando el año con la realidad de tener poco tiempo, mucho trabajo, quehaceres de la casa y, sin tantas ideas a la hora de cocinar, la campaña SaborUSA presenta una nueva tendencia de recetas en una sola olla, también conocida como “one pot”.

Según el chef Daniel Riveros, “este método de cocción permite realizar desde sopas, potajes, guisos, hasta estofados y sofritos, en un solo recipiente, ya sea olla, sartén, molde, cazuela o bandeja.  Esta tendencia nos ayuda a agilizar tiempos en la cocina, ya que elimina el uso de múltiples utensilios”.

La cocción al estilo “one pot” no es nueva. Desde hace mucho tiempo, abuelas y cocineras de antaño, han utilizado esta técnica para preparar platos tradicionales con ingredientes variados que se fusionan para obtener sabores del alma. Este tipo de cocción no es reciente, pero sí lo son las ollas multipropósito o crock pot que nos ayudan a elaborar platillos, graduando tiempo, temperatura, potencia, y tipo de cocción. Aunque este utensilio es ideal para cocciones lentas, también se emplea en recetas rápidas como salteados, arroces fritos, pastas o postres.

Algunos ejemplos de menú que nos brinda SaborUSA incluyen arroz cremoso con frijoles pinto, rigatonis al tomate, sopa de lentejas con jamón de pavo, risotto con pollo, albóndigas de cerdo a la crema, colita de cuadril stroganoff o chili con carne.

Dado que proteínas como res o pollo también son una opción para las “one pot”, el chef Riveros recomienda escoger cortes con una buena cantidad de grasa, para enriquecer el sabor del guiso.

Dependiendo de la receta que se quiera preparar, se elige el utensilio más adecuado. A continuación, compartimos algunas opciones y herramientas, que aconseja el chef Riveros y que facilitarán el empleo de esta técnica:

Estofados: la recomendación es utilizar una olla grande para agregar carne, legumbres, vegetales y algo de líquido. Una técnica que ayuda a dar textura y cremosidad es la de previamente pasar las carnes crudas por harina de trigo, sofreírlas junto a los vegetales y, luego incorporar caldo, vino o agua. Por último, se añaden las legumbres.

Arroces y pastas: se sugiere emplear ollas grandes o sartenes para sofreír primero vegetales y proteínas y luego agregar pasta o arroz algo de líquido como caldos, vinos o agua y, finalmente, añadir salsa que cubra la preparación.

Salteados: se puede utilizar wok, olla multipropósito, o sartén ancha. Es importante tener en cuenta que el utensilio debe estar bien caliente debe adicionarse algo de aceite o materia grasa y no se debe llenar demasiado, para que al agregar los alimentos, se conserve la temperatura que permita obtener un salteado y no un estofado.

Legumbres: al igual que los salteados, cualquier recipiente amplio es práctico. Se comienzan los guisos de legumbres salteando en aceite de soya, ajos, apios, zanahoria, puerro, cebolla, tomate y papas. Posteriormente, se incorpora abundante líquido (agua, caldo, vino o bebida de almendras o coco) y especias. Finalmente, se añaden garbanzos, fríjoles, arvejas o lentejas previamente remojados y se cocina hasta que las legumbres estén blandas.