El hotel Sofitel Bogotá Victoria Regia se convirtió en el primero de la cadena ACCOR en Suramérica y primer hotel SOFITEL en el mundo en ser libre de plástico de un solo uso. A esta estrategia la complementan otras acciones que fomentan la sostenibilidad.

Este resultado es producto de un trabajo conjunto entre los diferentes departamentos que intervienen en la operación como el de compras, alimentos y bebidas, ama de llaves, talento humano y mantenimiento. La iniciativa no solo se refleja en la positiva experiencia del cliente, sino que resulta efectiva en términos de costos para una industria que tiene una gran responsabilidad ambiental.

HABITACIONES AMBIENTALMENTE AMIGABLES

Se ha innovado en el servicio de lavandería y en las amenidades del hotel Sofitel Bogotá Victoria Regia. Por un lado, los protectores para la ropa ya no son de plástico, sino de tela cambre, lo que permite reutilizarlas. Por otro lado, para productos como el kit dental o los gorros de baño se emplean empaques biodegradables, las botellas de shampoo, acondicionador y crema del cuerpo de 30 ml cada una han sido remplazados por dispensadores en botella de L’OCCITANE de 300 ml, mientras que las pantuflas se envuelven en bolsas de tela.

En el gimnasio, las botellas de agua cedieron su lugar a un dispensador y a los vasos a base de almidón de maíz, y en todas las áreas del hotel están dispuestos dispensadores de agua para evitar el consumo de botellas plásticas.

“Como parte de nuestro compromiso con la sostenibilidad, el agua que no se consume de las botellas se recoge diariamente en vez de botarla para regar las plantas o flores localizadas en varias zonas del hotel. Esto, a su vez, reduce el consumo de este líquido”, afirma David Kianni, Gerente General del hotel.

CONSCIENCIA AL COMER Y BEBER

En el área de alimentos y bebidas es donde se registra el mayor impacto de estas nuevas directrices. Los envases plásticos donde se ofrecía comida para llevar, así como los cubiertos y vasos fueron reemplazados por recipientes biodegradables a base de almidón de maíz.

“La principal característica de este material es que viene de la naturaleza y vuelve a ella. Además, es resistente a bajas y altas temperaturas, tiene una apariencia agradable y mantiene los aromas y sabores”, explica Kianni.

Los pitillos y mezcladores de plástico, igualmente, se cambiaron por los de papel y bambú respectivamente, y solo se ofrecen por solicitud del cliente. Sus ventajas radican en que no pierden la rigidez en el agua y tardan mucho menos en descomponerse que sus antecesores.

El cambio, así mismo, se evidencia en la oferta del agua. Ahora el hotel cuenta con botellas de vidrio para el uso de los huéspedes y otra alternativa que poseemos es: el agua filtrada “Natura”, lo que ayuda a reducir el consumo de botellas de plástico.

LA SOSTENIBILIDAD ES LA META

En la actualidad, el hotel Sofitel Bogotá Victoria Regia desarrolla una segunda línea de acciones que le apuntan a lograr sus objetivos en materia de sostenibilidad. De acuerdo con Kianni, por ejemplo, se decidió crear los “Fresh Farm Fridays” con el fin de apoyar a los agricultores locales y promover el consumo inteligente. Esta iniciativa consiste en ofrecer, todos los viernes, un menú con productos frescos comprados en el mercado más cercano del hotel, el mercado campesino del parque Virrey.

Paralelamente, el hotel cuenta con el “Chef’s herbs and vegetable Garden”, un jardín orgánico localizado en la terraza del segundo piso, a pocos pasos de la cocina, en el que se siembran productos frescos que se emplean en la preparación de los alimentos con el fin de incluir sabores saludables en los platos y productos que vayan directamente “del campo a la mesa”.

En vista de que el agua es un recurso valioso, se instalaron ahorradores de agua en los lavamanos de todas las habitaciones para reducir el consumo de este líquido. Gracias a este pequeño equipo, de 45 galones consumidos por persona se puede pasar fácilmente a cerca de 25 galones.

De estas acciones también hace parte una iniciativa de reproceso y aprovechamiento de jabones y shampoos. La Fundación Soap For Hope, que enseña a desinfectarlos y crear nuevos productos, apoya al hotel para que done este material a la caridad, en vez de desecharlo.

El hotel, así mismo, ha obtenido resultados positivos en la reducción del desperdicio de comida. Por ejemplo, emplea la cáscara de las naranjas en la elaboración de compota y el pan que no se consume durante el desayuno en la preparación de torta de pan para el personal del hotel. Los empleados también están comprometidos con este propósito, por lo que controlan el desperdicio de comida aun cuando no están trabajando. En este indicador, el hotel ha logrado un avance significativo reduciendo el desperdicio de comida en un 30%.

Gracias a una estrategia que se empezó a implementar desde hace varios meses con el fin de evitar el plástico de un solo uso, el hotel Sofitel Bogotá Victoria Regia es hoy un ejemplo en Sudamérica, contando con las certificaciones de turismo sostenible (NTS-TS -002) y el sello ambiental colombiano tipo I para establecimientos de alojamiento y hospedaje (NTC 5133).