La Maison Lancôme celebra la llegada de Idôle, la nueva fragancia femenina inspirada en las nuevas generaciones y representada por la actriz, cantante e ícono de la moda, Zendaya.

En un ambiente transformado en un mundo color rosa, simple y tecnológico, la marca reveló su nueva fragancia a través de diferentes experiencias Instagrammeables – explorando los mantras y cada uno de los ingredientes de esta nueva creación.

Surgiendo de la combinación de tres talentos, las perfumistas Shyamala Maisondieu, Nadège Le Garlantezec y Adriana Medina (colombiana), Idôle es el primer floral Chipre almizclado del mercado: un perfume delicado e impactante a la vez, confortable y poderoso; hecho por mujeres para mujeres.

Lancôme pensó en incorporar el primer símbolo de la marca: la rosa – dos esencias, una en absoluto y un agua de rosa – para formar el corazón de la fórmula. La rosa de Idôle es también un símbolo del compromiso como parte del programa de compras socialmente responsables de L´Oréal, “Solidarity Sourcing”. Lancôme se beneficia de materias primas exclusivas, hechas a medida para sus fragancias; el programa de desarrollo está creado para mejorar el impacto positivo de la cadena de suministro en una escala social, económica y ambiental.

El frasco de Idôle, destacado por su delicadeza sin precedentes y por su arquitectura geométrica de tan solo 15 mm de grosor, es considerado hasta la fecha el más fino del mundo. Es moderno, ligero, fácil de sostener y adaptado a las nuevas tecnologías, como si se conociera de siempre. Es un símbolo de valentía, determinación y compromiso.

En las 5 letras de Idôle se encuentra todo: el aura y el poder, la dulzura y delicadeza de cada mujer, porque hay un ídolo en cada mujer, y porque cada mujer es un ídolo. Idôle es un lema, una invitación a creer y superarse, a forjar un nuevo camino: el propio.