Descubre los secretos gastronómicos del Guaviare

Descubre los secretos gastronómicos del Guaviare: una ruta imperdible en la iniciativa de Airbnb.

Recientemente, la plataforma Airbnb en un encuentro con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia (MINCIT), ProColombia y WWF anunció el lanzamiento de “Colombia Rutas Biodiversas”, una campaña que promueve el turismo local y sostenible. Una de las rutas destacadas es Selvas y Llanos Sagrados, que inicia en el corazón verde del mundo: la Amazonía. Esta ruta incluye paradas en San Vicente del Caguán, Florencia, San José de Fragua, Puerto Limón, Villagarzón, Puerto Caicedo, Mocoa y Florencia.

Considerando que esta región está llena de paisajes mágicos y ofrece la oportunidad para probar frutas amazónicas como arazá, cocona, copoazú y jagua, hoy la plataforma Airbnb presenta una ruta gastronómica imperdible que empieza en San Vicente del Caguán y finaliza en Florencia, la puerta de oro de la amazonia colombiana.

Fomentar el turismo interno es crucial para descubrir y valorar las maravillas que Colombia tiene para ofrecer. Estas regiones están reverdeciendo y abriéndose al mundo, mostrando sus paisajes impresionantes, su grandeza gastronómica y su cultura. Con Colombia Rutas Biodiversas, la plataforma Airbnb quiere impulsar un turismo local para celebrar y fomentar el respeto sobre la diversidad y belleza del país.

Una primera parada con sabor a cocona:

La primera parada sin duda es San Vicente del Caguán, un municipio lleno de colores azules y verdes. Aquí los interesados pueden probar frutas amazónicas frescas como el arazá, conocido por su sabor agridulce, y la cocona, que se utiliza en refrescos y postres; disfrutar de la ruta del chocolate haciendo un recorrido por los cultivos de cacao, su siembra y producción[1].

Un paso por la diversidad:

San José de Fragua y Puerto Limón son dos paradas imperdibles. En el primero pueden  degustar el Dulce de Arroz o Postre Garza, un dulce tradicional hecho con arroz, leche, azúcar y especias, que representa perfectamente los sabores locales, y en el segundo, una refrescante bebida tradicional: Chicha de Moriche. Esta bebida fermentada, hecha a base de los frutos de la palma de moriche, es una muestra auténtica de las tradiciones indígenas locales[2].

Alto en la esencia amazónica:

En Villagarzón, los visitantes tendrán la oportunidad de explorar la riqueza de los sabores locales en los mercados de agricultores. Aquí, los productos frescos de la región, como el copoazú, una fruta similar al cacao con un sabor exótico y versátil, pueden ser degustados en diversas preparaciones, desde jugos hasta mermeladas. Además, los viajeros pueden participar en talleres de cocina para aprender a preparar platos tradicionales utilizando ingredientes locales[3].

Pasando por la magia de los frutos silvestres:

Continuando hacia Puerto Caicedo, los aventureros podrán disfrutar de una experiencia única al descubrir las maravillas del jagua. Este fruto, conocido por sus propiedades medicinales y su peculiar sabor, se emplea tanto en bebidas refrescantes como en salsas y conservas. Los locales suelen preparar una deliciosa bebida llamada “masato de jagua”, perfecta para combatir el calor tropical[4].

Un reencuentro con la tradición:

En Mocoa, la capital del Putumayo, los viajeros pueden deleitarse con la cocina ancestral que combina técnicas indígenas con ingredientes autóctonos. Aquí, la “sopa de guasayo”, un plato hecho a base de pescado fresco y especias locales, es una especialidad que no puede faltar en la ruta. Además, los mercados locales ofrecen una variedad de frutas y verduras que capturan la diversidad y la riqueza de la región[5].

Un final típico de broche de oro en Florencia:

La ruta culmina en Florencia, la puerta de oro de la Amazonía colombiana. En esta vibrante ciudad, los viajeros pueden disfrutar de un festín culinario que incluye platos como el “sancocho de gallina”, una sopa hecha con gallina, plátano, yuca y maíz. Además, no pueden dejar de probar el “pan de arroz”, un delicioso pan elaborado con arroz molido, que es una verdadera delicia local[6].

Para cerrar con broche de oro, Airbnb cuenta con los siguientes espacios para disfrutar de atardeceres de ensueño.

Florencia: Ático de lujo Madrigal

Florencia:Penthouse Boutique.

Florencia: Ap. 202 con doble parqueadero y Full Aire

Hasta aquí finaliza esta ruta, que, sin duda, ofrece una experiencia culinaria excepcional y la oportunidad de conectar con la naturaleza y las comunidades locales.

Este recorrido es una inmersión completa en los sabores y paisajes únicos de la Amazonía colombiana, fomentando un turismo sostenible y responsable que respeta y celebra la biodiversidad de esta región.


[1] RTVC. Frutos amazónicos del Caquetá, dulce sabor apetecido en el exterior. Disponible en: https://www.radionacional.co/regiones/amazonia/caqueta-frutos-amazonicos-convertidos-en-dulces-por-campesinos

[2] Agronegocios, Industria Alimentaria y Turismo de Naturaleza. La chicha: una bebida polifacética. Disponible en: https://aneia.uniandes.edu.co/la-chicha-una-bebida-polifacetica/

[3] Agronegocios, Industria Alimentaria y Turismo de Naturaleza. Copoazú: oportunidad de negocio y empoderamiento comunitario. Disponible en: https://aneia.uniandes.edu.co/copoazu-oportunidad-de-negocio-y-empoderamiento-comunitario/

[4] Del Amazonas. El masato: la bebida imprescindible del Amazonas. Disponible en: https://delamazonas.com/cultura/gastronomia/bebidas/masato/#google_vignette

[5] Colombia Descubre. Comidas típicas de Mocoa. Disponible en: https://www.colombiadescubre.com/comidas-tipicas/comidas-tipicas-de-mocoa/

[6] Hoteles Andinos. Gastronomía en Florencia. Disponible en: https://www.hotelandinosplaza.com/el-buen-yantar-gastronomia-en-florencia