Resolución, taza de refresco y tamaño, favorecen a una experiencia de juego única e inmersiva

El mercado de los videojuegos es uno de los que más se ha reinventado y adaptado a las demandas del público, incorporando innovación, calidad y diseño.

Pensando en esos videojuegos cada vez más sofisticados y en las demandas de los gamers, Samsung ha creado varias líneas de monitores cuyo diseño y tecnología son especializados para juegos de próxima generación.

El tamaño, calidad de imagen y tasa de refresco son algunas de las características que debe tener un monitor para los fanáticos de los videojuegos. Ten en cuenta estos tres aspectos para escoger el monitor adecuado:

1. Tamaño:

Aunque todas las pantallas valen para jugar, no todas son adecuadas para disfrutar de los videojuegos de la mejor forma posible. El monitor CRG9 de 49” Samsung es el primer monitor para juegos ultra ancho con una relación de aspecto 32:9, incluye una gama de tecnologías de vanguardia que posibilitan experiencias de juego más divertidas e inmersivas.

Su pantalla QHD Dual es equivalente en tamaño a dos monitores de 27” y ofrece una experiencia multitarea más enfocada y flexible, sin la distracción del marco que divide las configuraciones de dos monitores. Con una curvatura de pantalla de 1800 mm, el panel del monitor rodea su campo visual, sumergiéndolo completamente en el juego.

2. Resolución:

Ideal para esos jugadores que buscan la mejor calidad en imágenes y no perder ningún detalle por mínimo que sea de sus contenidos, el monitor UR59C de 32” cuenta con pantalla curva, relación de contraste de 2500:1 que admite hasta mil millones de colores y una resolución UHD de 4K de 3840 x 2160 que asegura una visibilidad completa de todo lo que pasa en escena con total nitidez.

Además, la curvatura del 1500R ofrece una experiencia verdaderamente envolvente que brilla al crear contenido y arte, al ver videos o juegos y al mismo tiempo reduce la fatiga visual asociada con los largos períodos de uso de monitores tradicionales.

3. Tiempo de respuesta

Los jugadores esperan que su monitor sea capaz de responder a la velocidad que va su juego, si el dispositivo no procesa de manera rápida una secuencia el usuario podría perder una partida. Es por eso que, la tasa de refresco es sustancial a la hora de adquirir una nueva pantalla.

Samsung, durante el CES 2020, presentó sus nuevos modelos Odessey G9, nombrado “Monster” por la prensa especializada, con una pantalla de 49”, y el G7, disponible en 32” y 27”, con los cuales los jugadores pueden beneficiarse con el tiempo de respuesta de 1 ms y RapidCurve de 240 Hz, colocándose en el centro de la acción haciendo que los juegos se vean más fluídos, más detallados y más reales, aún en los movimientos más rápidos.

Los monitores para juegos más nuevos de Samsung son compatibles con NVIDIA G-SYNC®** y Adaptive Sync en DP 1.4. Estos también se han rediseñado con una visión completamente nueva de cómo pueden ser los monitores para juegos combinando todos los elementos que realmente importan al momento de jugar y llegar al siguiente nivel.