Turistas son nuevamente bienvenidos a la ciudad; las empresas deben contar con certificaciones sanitarias locales y estatales para operar

San Miguel de Allende, Guanajuato, conocido como el «Corazón de México», comenzó su reapertura turística. En esta etapa, los hoteles operarán con una capacidad controlada de no más del 40% y todos deben cumplir con el distanciamiento social y el uso del equipo de protección.

El acceso a San Miguel de Allende estuvo cerrado desde marzo a todos los no residentes, poniendo pausa a la economía local y priorizando la salud y el bienestar de sus residentes. El 25 de mayo, la ciudad lanzó su certificación «Primero La Salud», que se otorga posterior a una evaluación por parte de las autoridades sanitarias y de seguridad, certificando el cumplimiento de los protocolos sanitarios para la reapertura. A esta certificación le siguió, la obtención del sello Safe Travels por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) el pasado 2 de julio. Esta certificación es un reconocimiento a las medidas implementadas por la ciudad para contener esta pandemia y garantizar que se cumplan todos los requisitos internacionales.

La obtención del sello «Safe Travels» del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) respalda este trabajo y reafirma que San Miguel de Allende está debidamente preparado en términos de seguridad sanitaria, expresó Laura Torres-Septien, Presidenta del Consejo Turístico de San Miguel de Allende. Ese mismo día, se anunció que los hoteles en San Miguel de Allende podrán comenzar a confirmar las reservas para una reapertura del 15 de julio.

San Miguel de Allende, el «Corazón de México», sirve como una metáfora de viajes y turismo, ya que la ciudad juega un papel clave en el turismo cultural del país. A medida que la nueva normalidad comienza a tomar forma, es San Miguel de Allende el que se encarga de dar la bienvenida a los visitantes de regreso a México. La ciudad late con un nuevo ritmo, que va más allá de la experiencia del resort e invita a los visitantes a vivir una experiencia auténtica.

El pueblo tiene una cualidad mística. Sus pintorescas calles empedradas y su arquitectura colonial española se complementan con tradiciones antiguas y religiosas, un entorno natural espectacular para paseos en globo aerostático, florecientes viñedos y recorridos gastronómicos de restaurantes y terrazas al aire libre.

Aquellos que planeen llegar a San Miguel, encontrarán que la ciudad está siguiendo los protocolos que obedecen a la nueva realidad del distanciamiento social y el restablecimiento de actividades al aire libre. Las siguientes son algunas actividades que quienes visiten la ciudad no debe perderse.

CHARCO DEL INGENIO: Ubicado en las afueras de San Miguel de Allende, El Charco del Ingenio es una reserva ecológica y un jardín botánico dedicado a la restauración y conservación de la flora y fauna mexicana y al estímulo de la reproducción de especies en peligro de extinción. Los grandes terrenos albergan un invernadero de cactus, los restos de un molino y la casa señorial de una hacienda; además de ser el hogar de aves nativas y migratorias. Todo el terreno está unido por senderos ideales para caminar que permiten a los visitantes escalar las paredes del cañón, ofreciendo excelentes oportunidades para la observación de aves.

CAÑADA DE LA VIRGEN: Uno podría pensar que el sitio fue ocupado por grupos náhuatl en la época prehispánica debido al tipo de construcción que se encuentra en el lugar, pero, gracias a los datos arqueológicos, los expertos han concluido que los otomíes fueron los habitantes de la zona Cañada de la Virgen. El área es confirmada por cinco grupos arquitectónicos, de los cuales tres están en óptimas condiciones para visitar. «La casa de los trece cielos», o «Complejo A», es una pirámide de 16 metros de altura con un patio hundido y tres plataformas. «La casa de la noche más larga» o «Complejo B» se compone de varias estructuras como el sótano piramidal, un patio hundido más y una serie de plataformas que indican la funcionalidad mixta de los espacios arquitectónicos. La llamada «Casa del Viento», o «Complejo D», es una estructura circular que presenta tres etapas constructivas.

PARQUE BENITO JUÁREZ: Un parque y un jardín fundado a principios del siglo XX, presenta un estilo de diseño francés, con fuentes, estanques, bancas de hierro forjado, viejos puentes, caminos y senderos anchos. Actualmente, el parque es un espacio recreativo con parques infantiles y canchas de baloncesto. El parque Benito Juárez está lleno de plantas y árboles típicos de la región, como chirimoyos, moras y nueces.

PARQUE EL CHORRO: Construido alrededor de una de las calles más antiguas y sinuosas de San Miguel de Allende, las escaleras de este tranquilo parque se elevan a un antiguo manantial natural, baños del siglo XVIII, una capilla primitiva y el templo actual. Según la leyenda, esta capilla fue el lugar donde se realizó la primera ceremonia cristiana en San Miguel.

INSTITUTO ALLENDE: La familia De la Canal construyó este enorme complejo en el siglo XVII como una hacienda y un lugar de retiro. La antigua casa señorial está llena de patios interesantes, una capilla privada en la que se pueden ver algunos frescos coloniales y una moderna galería de arte y restaurante. En 1951, se convirtió en un instituto de arte que ofrece cursos y clases que van desde platería y cerámica hasta clases de español. Atrae a cientos de estudiantes de diferentes nacionalidades anualmente.

FÁBRICA “LA AURORA”: Después de años de funcionar como una parte importante de la industria textil regional, las paredes de Fábrica “La Aurora” ahora albergan galerías, estudios de arte, joyería y tiendas de diseño. En este centro de arte y diseño podrá ver el trabajo de muchos artistas. Hay alrededor de 50 galerías, así como tiendas de antigüedades y un par de restaurantes y cafeterías.

En este gran complejo, aún podrá ver algunas de las grandes máquinas y tuberías que formaban parte de la fábrica textil. Tiene un estacionamiento, pero si decides caminar desde el Jardín Principal, solo te tomará 15 minutos.

MERCADO DE ARTESANÍAS: Este mercado ocupa un callejón peatonal de tres cuadras de largo, lleno de tiendas que venden arte popular y artesanía local, joyas de plata, artículos de decoración, recuerdos y objetos típicos de todo México.

COYOTE CANYON GUANAJUATO: Una empresa familiar especializada en aventura y ecoturismo desde el 2000. Coyote Canyon Adventures se enorgullece en ofrecer excursiones a caballo, arqueológicas y culturales, actividades de aventura y eventos únicos para familias y grupos privados.

JARDÍN PRINCIPAL: La plaza central es, sin duda, el corazón de la ciudad. En el lado sur, se puede ver el contorno de la Parroquia de San Miguel, al este y al oeste están los arcos de los portales y edificios coloniales, y en el lado norte se encuentra el antiguo Palacio Municipal. Pero es el jardín en sí el que atrae a los visitantes a sentarse y conversar en los bancos de hierro forjado a la sombra de los árboles, mientras se escuchan los músicos que tocan en los alrededores o miran uno de los muchos desfiles que suceden en la ciudad.

VIÑEDOS DE SAN MIGUEL DE ALLENDE: El campo de San Miguel es una de las gemas escondidas más preciadas de la zona. Con su mezcla de viñedos, huertos y ranchos ganaderos, las impresionantes vistas por sí mismas merecen la visita.