Balú y el Hotel NH Urban 93 consolidan una alianza, en una zona reconocida por su exclusiva oferta gastronómica y por ser uno de los sectores turísticos más animados de la ciudad.

Se cumple así uno de los objetivos de NH HOTEL GROUP, que es ofrecer a sus huéspedes y a la gente local, la posibilidad de vivir una experiencia culinaria sorprendente, en un prestigioso restaurante, que maneja una carta con sabores propios.

Apoyando la gastronomía local y en medio de un maravilloso escenario,  NH Hotel Group –consolidado operador multinacional y una de las compañías hoteleras urbanas de referencia en Europa y América, inicia una importante alianza con el restaurante BALÚ, que tuvo como escenario el concurso Bogotá Marcando estilo.

La relación entre las dos marcas empezó hace dos años. NH Hotel Group como uno de los auspiciantes del concurso Bogotá Marcando estilo, creado por la Cámara de Comercio de Bogotá, y Balú como restaurante ganador, quienes presentaron su receta triunfadora en el restaurante La Maria, del Hotel NH Collection Bogotá WTC Royal.

Hasta hace unos meses Balú operaba con gran reconocimiento en Cajicá. Sin embargo, en la crisis sanitaria se vieron obligados a cerrar. Ahí, precisamente, empezaron a pensar cómo seguir haciendo lo que aman.  Por eso se acercaron a NH Hotel Group y allí les abrieron puertas y ‘brazos’.

“No se trata sólo de compartir un espacio físico. NH Hotel Group y BALÚ se acompañan hoy, brindando nuevas experiencias y mejores opciones de servicio y gastronómicas”, afirma Felipe Cardozo, uno de los chefs y propietarios del restaurante.

Entienden todos que es una época de distanciamiento físico, más no de trabajar solos. Es necesario unir fuerzas, historias y fortalezas. Los límites son muy claros porque continúan teniendo cada uno su arquitectura de marca propia.

El objetivo común del acuerdo es que la gente local viva una experiencia única, gracias a la cual conozca más de su cultura, llevándola  hasta sus propias raíces. Y que los huéspedes del NH Urban 93 Bogotá tengan un extraordinario viaje de sensaciones dentro de la cultura e idiosincrasia cundiboyacense.

El menú de Balú está elaborado a partir de 150 especies, entre hierbas aromáticas, frutas, tubérculos, leguminosas, hortalizas, flores comestibles, productos y subproductos pecuarios, en alturas que oscilan entre los 2.300 y 3.500 msnm (metros sobre el nivel del mar). En todos los platos usan ingredientes nativos, de origen sostenible.

SIÉNTASE SEGURO

NH Urban 93 Bogotá y Balú manejan estrictas filosofías en cuanto a cuidar la salud de las personas. De hecho, NH Hotel Group es líder en el tema de protocolos de seguridad. Su programa Feel safe at NH se encuentra implementado en todos los hoteles del mundo, y por ende, en el restaurante además de las medidas propias, se han ajustado a estrictas normas, que incluyeron más de 700 adaptaciones en los procesos, por ejemplo, los huéspedes del NH URBAN 93 Bogotá que desean disfrutar de la experiencia Balú pueden acceder a la carta a través de la App que descargan al llegar, la cual les permite solicitar los servicios que deseen, sin tener contacto con nadie.

“Hemos preparado cada uno de nuestros hoteles para que los visitantes y huéspedes, se sientan seguros y bienvenidos cuando decidan volver a viajar, y ahora que el turismo doméstico será clave en la reactivación de la industria de la hospitalidad en la primera etapa pos pandemia, estamos muy contentos de recibir a Felipe y Ana María con su restaurante Balú, y estamos seguros de que regresan recargados en su oferta gastronómica”, asegura Oscar Restrepo, Managing Director Colombia & Ecuador de NH Hotel Group.

ORIGEN y CHEFS

Balú nace en el 2014, con  Felipe Cardozo y Ana María Vargas, estudiantes aún  de Gastronomía en la Universidad de La Sabana. Empezó como un emprendimiento pequeño, con un concepto basado en la parrilla. El primer local se ubicó dentro de una estación de servicio en Cajicá. Dos años después se instalaron en una finca, con enfoque sostenible, afianzándose su filosofía de economía circular.

El nombre de Balú viene de un árbol y fruto nativo de la región de los Andes. Crece entre los 300 y 2.600 msnm. Usualmente le hace sombra a los cafetales y su fruto proviene de una planta leguminosa a la que le atribuyen la longevidad característica de muchos pobladores de Cundinamarca y del Valle del Sibundoy, donde también se destaca por su valor nutricional.

Sus gestores y hoy en día pareja de casados, Ana María Vargas y Felipe Cardozo, son esencialmente una pareja equilibrada. Ella es maestra en cocina dulce, experta en el desarrollo de métodos creativos y en formación académica. Es magíster en pastelería de Restaurante y Cocina Dulce del Basque Culinary Center y especialista en Métodos Creativos de Espai Sucre Barcelona.

Felipe es experto en diseño, asesoramiento y ejecución de proyectos de desarrollo agro sostenible, que involucren la conservación de la biodiversidad y la responsabilidad social en la producción gastronómica. Le apasiona generar conexiones y alianzas con el agro colombiano y lidera proyectos que promuevan la salvaguarda de semillas y productos nativos a lo largo de país.

DE CAJICÁ A BOGOTÁ

Ahora en Bogotá, ubicados en la Calle 93b con 18, desde el hotel NH Urban 93, “esperamos traer toda la historia y sabiduría del campo cundiboyacense para compartirlo a más personas. Queremos seguir cultivando historias y respetando las raíces de campo”, expresan Ana María Vargas y Felipe Cardozo.

Balú, como lo era en Cajicá, continuará siendo un negocio cimentado  en la sostenibilidad. Continuará siendo un lugar amigo, donde al cliente se le brindan múltiples posibilidades de calidad. El mejor restaurante para llevar familiares o amigos, bien sean colombianos, o que nos visiten del exterior.