Por: David Rabin, Vicepresidente de Global Commercial Marketing, Lenovo

La pandemia del coronavirus está afectando varias facetas de nuestra vida diaria, incluida la forma en que trabajamos. Un número cada vez mayor de empleadores en todo el mundo exige a sus empleados que trabajen en forma remota como parte de los esfuerzos para mitigar la propagación del COVID-19. Pero este puede no ser un cambio aislado. Según la nueva investigación que Lenovo acaba de terminar a mediados de marzo de 2020, la mayoría de los empleados encuestados en cinco países– Estados Unidos, Italia, Alemania, China y Japón, creen que esto puede tener un impacto duradero en la visión que tienen los empleadores de las políticas de trabajo remoto.

De hecho, según esta investigación, los empleados se sienten por lo menos algo preparados para empezar a trabajar desde casa si es necesario (87%), lo cual se está convirtiendo en un escenario probable ya que la mayoría de las empresas han fomentado (46%) o exigido (26%) el trabajo remoto como consecuencia de la evolución global de la pandemia de COVID-19. Especialmente en tiempos complicados, la tecnología nos permite seguir avanzando.

En Lenovo, continuaremos priorizando la salud y la seguridad de nuestros empleados, clientes y comunidades. Teniendo en cuenta ello, aquí hay algunos consejos sobre cómo utilizar la tecnología para lograr que el trabajo desde casa sea eficaz.

1. Mantente flexible y conectado a través de la tecnología portátil

 Nuestro equipo de investigación descubrió que de los empleados que trabajan desde casa, el 71% sienten que tienen acceso a la tecnología que necesitan.  Al igual que en el lugar de trabajo actual, donde ya no hay un entorno de oficina tradicional, nos trasladamos con nuestras laptops portátiles de un escritorio a una sala de reuniones para luego pasar a un sofá o terminar en la cinta caminadora, si cuentas con una en la compañía.  Cuando trabajas desde casa, el nuevo concepto de diseño de las laptops y estaciones de trabajo portátiles te permiten mantener el mismo ritmo para que siempre puedas estar activo.  No tienes que quedarte sentado todo el día en tu puesto de trabajo u otro tipo de entorno.  En cambio, puedes trasladarte al sofá o a la isla de la cocina con tu laptop.  Además, ni siquiera tienes que preocuparte por la duración de la batería ya que  las características mejoradas del modo stand-by inteligente de las laptops te permiten un 30% más de uso de la batería, con lo cual podrás desplazarte libremente adonde quieras.  Mantenerte activo también te ayudará a participar más y a ser más eficiente gracias a estas tecnologías para impulsar el trabajo.

2. Aprovecha las herramientas de productividad y colaboración

Ten en cuenta los potenciadores de productividad como por ejemplo un monitor, una webcam y herramientas de colaboración, como auriculares o dispositivos para conferencias.

El monitor es una herramienta de productividad importante en la oficina y en el hogar.  Si estás acostumbrado a utilizar dos monitores, tu portátil y un monitor más grande en el trabajo, deberías considerar la posibilidad de hacer lo mismo en tu casa. En caso de que estés trabajando con varias hojas de cálculo, elementos de diseño gráfico, planos arquitectónicos y trabajo detallado que requiera pantallas más grandes, un monitor adicional te puede ser de suma utilidad.

El vídeo es clave para el entorno de trabajo remoto. Se trata de un estilo atractivo que permite a los empleados sentirse conectados y evitar esa sensación de aislamiento de la que suelen quejarse cuando trabajan desde casa. Es importante que las empresas se aseguren de que sus empleados estén equipados con las mejores tecnologías de videoconferencia.  Las laptops, desktops y estaciones de trabajo más recientes cuentan con funciones de audio y vídeo mejoradas que proporcionan micrófonos para la recepción en 360° y un rendimiento de campo lejano de 4 metros.

Con todas estas funciones, tu PC ahora actúa más como un smartphone con una experiencia de usuario optimizada que garantiza un estado de conexión más similar a la del teléfono para que tu equipo esté siempre actualizado y siempre conectado.

Visibilidad mejorada a través de herramientas de colaboración. En nuestro espacio de oficina, muchos de nosotros utilizamos lo último en herramientas de colaboración para conferencias, como dispositivos de inicio con un toque para las salas de reuniones.  En casa, podemos utilizar dispositivos personales de colaboración o PC mejoradas con plataformas de software de colaboración.

Si al trabajar de forma remota tienes miedo de perder visibilidad entre tus compañeros o te preocupa sentirte aislado, aprovecha las ventajas de Microsoft Teams, Skype, Zoom u otras herramientas de videoconferencia. Tan sólo unos cinco minutos de charla con alguien a quien no has contactado hace mucho tiempo pueden mejorar por completo tu estado de ánimo o tu capacidad para trabajar.  Nunca subestimes la importancia de un chat o mensaje directo. Si mantienes el chat abierto todo el día, sentirás que estás conectado y alineado.  Algunos empleados incluso están utilizando las soluciones de videoconferencia de su empresa para conectarse con un compañero y compartir un almuerzo virtual. La tecnología adecuada facilita no solo la productividad, sino la conectividad personal.

3. Fomenta horarios de trabajo flexibles

A medida que COVID-19 afecta el cuidado de niños y otros servicios, sé sensible a la forma en que tus colegas lidian con sus responsabilidades laborales y del hogar de nuevas y desafiantes maneras. Es probable que ya no seas el único en tu hogar que lidia con el impacto del coronavirus en la comunidad, así que debes asegurarte de que todos los que viven contigo sepan cuál es tu horario de trabajo. Si empiezas y terminas de trabajar a la misma hora todos los días, no tendrás problema para separar el tiempo profesional del tiempo personal.  Al mismo tiempo debes ser flexible y comprender que los demás también podrían estar trabajando en sus casas. Aquí es donde te vendrían muy bien unos auriculares con reducción de ruido.

Si bien surgió de la investigación que el 61% de los empleados sienten que son igual de productivos, si no más, cuando trabajan desde sus casas que cuando trabajan en otros lugares, las razones principales por las que los empleados optan por no hacerlo en condiciones normales, o por las que sienten que son menos productivos en casa, son las distracciones como la televisión o la dificultad para separar el trabajo de la vida familiar.  Si te pones algunos límites y organizas un horario podrás evitar esas distracciones y aumentar tu capacidad para concentrarte.

4. Mantente comunicado ya que esta podría ser la nueva norma

Como gerentes, nuestra tarea es asegurarnos de que nuestros equipos se sientan conectados y felices. Debido a que los empleados no están seguros de lo bien que puedan marchar las operaciones comerciales si la mayoría de los empleados debe trabajar desde casa, es vital que mantengas una comunicación clara y abierta durante estos períodos de transición.

A medida que avanzamos, las políticas de la empresa evolucionan y seguirán haciéndolo. Las numerosas incertidumbres que provoca el COVID-19 desafían a las empresas para que encuentren nuevas formas de colaborar con sus equipos mientras trabajan en forma remota. ¿Esta pandemia dará el puntapié inicial para que en el futuro el trabajo remoto sea más habitual de lo que es actualmente? Existe la sensación de que esta situación podría dar lugar a un cambio más permanente.  Según la investigación global de Lenovo, el 77% de los empleados cree que una vez que sobrellevemos este período las empresas estarán más abiertas a la idea o incluso fomentarán la posibilidad de que los empleados trabajen de forma remota.

La experiencia de los empleados en el lugar de trabajo ya estaba cambiando antes de que se produjera la pandemia.  Las capacidades tecnológicas ya habían dado paso a una nueva fuerza de trabajo global que se mantiene conectada en un mundo en el que todos trabajan desde cualquier lugar.  Desde 2005, la población habitual de trabajo en casa creció un 159% y sigue en ascenso.  La situación en la que nos encontramos ahora sólo confirma que las inversiones que hagan los empleadores en tecnología en este momento no se desperdiciarán más adelante ya que la mayoría de las personas se sienten productivas cuando trabajan desde casa y creen que la fuerza laboral seguirá su camino en esta dirección en el futuro.