Bodytech comenzó la reactivación de sus gimnasios desde el pasado 18 de agosto con la reapertura de Pereira a la cual se sumaron ciudades como Tuluá, Chía, Armenia, Cali, Medellín, Barranquilla, Villavicencio, Bucaramanga, Cúcuta y Cartagena.

Bogotá tardó en ofrecer sus servicios hasta el pasado 11 de septiembre, atendiendo las medidas de la alcaldía de la ciudad y a que inicialmente solo se podían abrir sedes que cumplieran con la política de cielos abiertos.

A la fecha se encuentran operando 83 sedes en el país en las que se han realizado un total de 155.690 reservas, de las cuales se han producido 145.660 asistencias con 94% de cubrimiento en el servicio.

De acuerdo con Alejandro Sarmiento, líder científico de la cadena de gimnasios, de los asistentes a las sedes no se ha producido ningún caso de contagio de COVID 19.

Para Gigliola Aycardi, vicepresidenta ejecutiva de la compañía el trabajo que hay que desarrollar ahora está enfocado en la generación de confianza. “Los gimnasios son lugares seguros para entrenar, sobre todo teniendo en cuenta que en sedes entre 2.000 y 3.000 metros cuadrados como las nuestras y un aforo máximo de 50 personas por hora el riesgo de contagio es muy bajo”, manifestó.

La directiva ha mencionado que, durante los primero 45 días de reaperturas, la normativa del uso de tapabocas durante el entrenamiento ha resultado molesta para una minoría de sus clientes, pero el mayor número de ellos es consciente de que su uso, así como la limpieza de equipos, el distanciamiento social y el lavado de manos son medidas sencillas para mantenerse alejados del virus.

Con relación a la cadena Athletic, propiedad de Bodytech, y que cuenta con presencia en las ciudades de Itagüí y Bogotá se ha registrado un número total de asistencias de 14.025. La compañía de gimnasios de bajo costo tampoco reporta ningún caso de contagio entre sus usuarios.

Aycardi dijo que al ser instituciones prestadoras de servicios de salud (IPS) de primer nivel, tanto BODYTECH como ATHLETIC no pueden relajar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad y son estrictos con colaboradores, afiliados y visitantes.

“La salud depende del autocuidado y del cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, este es el momento de reforzar en la consciencia de todos los colombianos la importancia de estas medidas y evitar los rebrotes que ya se están viendo en países desarrollados como España, cuyos habitantes se relajaron durante el verano”.

Luego de la reapertura de los gimnasios, la lucha de este sector está enfocada en lograr la autorización de entrenamientos grupales con distanciamiento social, el uso de duchas y zonas húmedas.