Baterías MAC ofrece las siguientes recomendaciones para que los conductores del país puedan seguir tanqueando con la mayor seguridad y energía todos los días.

Las estaciones de gasolina (al igual que las calles, los talleres y los parqueaderos) son uno de los pocos lugares en la ciudad en donde convergen de forma “igualitaria” y “equitativa” vehículos de distintos modelos y características; desde el carro último modelo hasta el “pichirilo” de siempre.

Por eso, es normal que en este contexto tan particular, los conductores también compartan ciertas actitudes y/o rutinas al momento de tanquear (sin importar su cargo o la actividad que desempeñen); por ejemplo: contestar el celular mientras repostan o conducir a altas velocidades dentro de la estación de gasolina.

Lo que muchos de estos conductores desconocen, sin embargo, es que este tipo de comportamientos pueden ser peligrosos tanto para su propia seguridad, como, también, para la de sus acompañantes y demás pasajeros en los autos alrededor.

Por esta razón, expertos de Baterías MAC, la marca líder de baterías en el mercado colombiano, ofrecen las siguientes recomendaciones para que los conductores del país puedan seguir tanqueando con la mayor seguridad y energía todos los días:

1. Apagar el motor y las luces del auto:

En el mundo ideal, cada conductor reservaría con antelación un espacio en su agenda para tanquear con tranquilidad. En el mundo real, sin embargo, esto casi nunca sucede, principalmente por razones asociadas al caos del tráfico y a los diversos compromisos que una persona suele atender. Lo que ocasiona, en la mayoría de las veces, que los conductores cometan ciertas imprudencias de forma involuntaria, producto del afán con el que ingresan a una estación de gasolina.

Una de estas imprudencias, precisamente, tiene que ver con dejar el motor o las luces encendidas, ya que solo una chispa eléctrica bastaría para causar un grave accidente, pues los vapores que emana la gasolina son altamente inflamables. Así que no importa cuán estresado o retrasado para una cita un conductor esté, siempre debe apagar las luces y quitar el contacto de su auto al momento de echar gasolina (y si puede apagar el radio, mucho mejor).

2. Prohibido fumar:

Aunque no fumar en estaciones de gasolina se da prácticamente por sentado, todavía algunas personas suelen cometer esta imprudencia, ya sea por distracción, desconocimiento o, simplemente, porque no les importa. Por eso, es importante recordar por qué fumar está totalmente prohibido al momento de repostar el auto.

Si cualquier chispa causada por la electricidad puede generar un accidente en una gasolinera, una fuente de calor puede, perfectamente, causar una tragedia; en tanto que el mínimo contacto entre la llama generada por un cigarrillo o encendedor con los vapores inflamables de la gasolina sería capaz de producir una explosión, comparable a la de “Ricaurte en San Mateo”.

En síntesis: si el cigarrillo genera efectos nocivos en la salud de las personas a largo plazo, dentro de una estación de gasolina, puede tener consecuencias fatales en tan solo unos segundos.

3. No conducir rápido:

Las estaciones de gasolina, sobre todo en las grandes ciudades del país, suelen ser el centro no solo de conductores afanados y estresados, sino, lamentablemente, también de algunos conductores imprudentes que suelen utilizar sus accesos para acortar camino o huir del tráfico.

Lo que no saben o ignoran estas personas, es que por una gasolinera transitan continuamente toda clase de gente: desde empleados del lugar hasta peatones, vendedores ambulantes, despachadores, etc. Por lo que es perentorio no conducir a más de 10 km/h en el interior de estas zonas para reducir el riesgo de provocar un accidente; pero, más importante aún, abstenerse de usar una bomba de gasolina como atajo para llegar al lugar de destino.

4. Evitar hablar por celular:

Son muchas las estaciones de servicio que prohíben expresamente el uso del celular al momento de tanquear. Una norma que se encuentra respaldada en varios estudios como, por ejemplo, “El informe de uso de celulares de Terpel”, en donde se afirma que las descargas de energía que producen los celulares (cuando entra una llamada y el usuario la contesta) pueden provocar un incendio al momento de cruzarse con los vapores inflamables.

Sin embargo, hasta la fecha no se registran incidentes documentados o probados que demuestren una conexión entre el uso del celular y la causa de incendios. ¿Entonces, por qué muchas estaciones de gasolina continúan prohibiendo el uso del celular dentro de ellas? Para prevenir accidentes asociados a la distracción que estos dispositivos generan en los conductores (algún atropello o golpe).